15 Jul

Regla abundante: causas, consecuencias y soluciones

Cuando tenemos una regla abundante, estamos incómodas durante unos días al mes. Por suerte, existen soluciones para reducir el flujo o vivir mejor con él. Pero primero hay que comprender la causa y descartar cualquier riesgo de enfermedad no detectada. ¡Sigue la guía!

Regla abundante, pero ¿cómo de abundante?

Hablamos de regla abundante o hipermenorrea cuando la cantidad de sangre evacuada durante la menstruación supera los 80 mililitros, el equivalente a una taza de café. Si la duración de la menstruación excede los 6 días, entonces se llama menorragia. Para calcular tu flujo, puedes consultar la puntuación de Higham con una tabla fácil de usar . Durante un ciclo, anotarás, entre otras cosas, el tiempo en horas antes de cada cambio de protección periódica (cuidado, nunca excedas las 4 horas para una protección interna para evitar el riesgo de shock tóxico). También observarás si tus pérdidas contienen coágulos de sangre. 

¿Es preocupante para mi salud?

Una regla abundante puede hacer que disminuyan los glóbulos rojos, que fijan el hierro en la sangre y permiten el transporte de oxígeno. Se trata de una anemia por falta de hierro. Causa cansancio, migrañas, mareos o incluso falta de aliento. Se trata, sin lugar a dudas, de un trastorno menstrual. A esto se añade el dolor causado por la menstruación. Pero si las causas y consecuencias de un flujo abundante generalmente no son graves, pueden ser síntoma de un problema de salud no detectado (embarazo extrauterino, infección del endometrio, tumor, etc.). Por lo tanto, es imprescindible hablar con tu médico.

¿Por qué pierdo más sangre que la media?

Muy a menudo, la menorragia se debe a un problema hormonal. En este caso, se trata de un exceso de estrógeno, frecuente en la adolescencia y luego en la menopausia. 
Pero hay otros factores posibles:

  • Usar un DIU de cobre, especialmente los primeros 6 meses.
  • Tomar anticoagulantes.
  • Una anomalía en la coagulación de la sangre.
  • Las consecuencias de un aborto espontáneo
  • Falta de ovulación
  • Una lesión uterina como la endometriosis
  • Un fibroma o quiste en el útero que comienza a sangrar
  • Un embarazo extrauterino en casos más raros. 

¿Se puede tratar?

Sí, vivir con períodos abuantes no es una fatalidad. 

Primero, tu médico o ginecólogo procederá generalmente a una ecografía o una uteroscopia para comprobar la causa de tu trastorno menstrual. A partir de ahí, se pueden considerar varios tratamientos. 

En caso de desequilibrio hormonal, la solución más simple será la toma de un anticonceptivo adaptado o una aportación de progesterona. En caso de fibroma o quiste, una operación quirúrgica tipo celioscopia permitirá su extracción. En caso de endometriosis, se puede eliminar la regla químicamente para que el cuerpo descanse por un tiempo. 

Para reducir la abundancia de flujo, tu médico también podrá recetarte antifibrinolíticos, medicamentos que regulan la coagulación. En caso de fracaso, un cirujano te sugerirá una endometrectomía, es decir, una abrasión del endometrio que permite reducir el volumen de tu regla. 

En cualquier caso, ¡se te recetará hierro si estás anémica para volver a encontrar la energía!

¿Qué protección usar en caso de regla abundante?

Si la abundancia de tu flujo no tiene un origen patológico grave ni ninguna consecuencia significativa, aparte de la incomodidad relacionada con tener que cambiar la protección higiénica muy a menudo, invertir en unas bragas menstruales cambiará tu vida. De hecho, esta solución innovadora ofrece hasta 12 horas de protección sin riesgo de fugas.