17 Jun

Cuando las reglas se desregulan: 10 factores que influyen en nuestro flujo

Incluso si no todas somos regulares como relojes, a veces nuestra regla lleva mal su nombre. Los periodos irregulares pueden preocupar y dificultar la vida. Reglas abundantes, casi inexistentes o impredecibles: una desregulación de la regla a veces es temporal, pero en algunos casos debe alertar sobre una patología. Aquí hay 10 causas de flujo trastornado, a vigilar de cerca

1. Unos periodos irregulares en la pubertad

Después de la primera regla y los tres años que la siguen, no hay necesidad de preocuparse por un ciclo irregular. ¡Durante la adolescencia, las hormonas están en ebullición y su tasa fluctúa!

2. O en la premenopausia

Unos años antes de la menopausia, es como en la pubertad: las hormonas femeninas se transforman. Los ciclos menstruales se acortan o, por el contrario, se alargan y el flujo se vuelve más discreto. Los sofocos pueden ser la primera señal. Nada alarmante aquí tampoco, es el ciclo natural de la edad

3. Ciclo irregular y sobrepeso

Una mujer con sobrepeso produce demasiados estrógenos, lo que puede desencadenar unos periodos abundantes durante un periodo de tiempo bastante largo. A veces más de una semana. También puede dañar tu endometrio y ponerlo en riesgo de cáncer. Por lo tanto, es imprescindible consultar si tienes sobrepeso con un ciclo irregular. La prescripción de un anticonceptivo oral puede ser una solución temporal

4. Un sueño difícil

¿Sabías que el jet lag puede causar amenorrea (en otras palabras, la interrupción de la regla)? Dormir a horas muy variables o durante el día influye en nuestras hormonas y nuestro periodo de ovulación. Así que, ¡cuida tu reloj interno! Y si trabajas de noche, duerme durante el día en una habitación oscura para reequilibrar tu suministro de melatonina

5. Una actividad física demasiado intensa

La amenorrea pasajera también puede ocurrir después de un entrenamiento deportivo demasiado intenso, especialmente si tu grasa corporal es baja. El organismo, estresado, le pedirá al cerebro que produzca menos hormonas reproductivas para descansar. ¡Para él, no estás en condiciones de alimentar a tu descendencia! Cuídate y, si la ausencia de menstruación persiste, consulta a tu ginecólogo

6. Un problema de tiroides

La glándula tiroides, ubicada en la base de nuestro cuello, es uno de los principales reguladores de nuestras hormonas. Si funciona mal, se alterarán tus ciclos menstruales. Varios síntomas pueden alertar (estar siempre cansado o, por el contrario, tener insomnio en repetidas ocasiones, engordar o perder peso de forma anormal, tener cambios de humor...). En caso de duda, consulta a un endocrinólogo

7. Un tratamiento hormonal

Si está recibiendo un tratamiento para la tiroides, u otro tratamiento que actúa sobre las hormonas, y tu ciclo menstrual se ve alterado: es posible que tu médico tenga que reequilibrar tu dosis.

8. La endometriosis

Además de hacer que tu periodo sea doloroso, la endometriosis puede ser la causa de sangrados irregulares o de spotting. A veces son tan importantes que podríamos pensar que estamos empezando un segundo ciclo. Si se diagnostica la enfermedad, se te puede recetar una píldora adecuada o una intervención quirúrgica.

9. Los fibromas 

Benignos, los fibromas son tumores pequeños que se adhieren a la pared del útero como resultado de un cambio hormonal. Pueden ser la causa de periodos abundantes y cercanos. Los dolores pélvicos, especialmente durante las relaciones sexuales, o la necesidad constante de orinar son a menudo los signos. ¡Consulta con tu ginecólogo.

10. Unos ovarios micropoliquísticos

¿Unos qué? Esta palabra algo bárbara se refiere a quistes muy pequeños que se forman en los ovarios. Una patología cada vez más común y que se debe a los disruptores endocrinos... Provoca unos ciclos menstruales cortos y unos periodos muy espaciados, acné y exceso de vello en algunas mujeres. Habla con tu médico sobre esto.