28 Nov

¿Cómo quitar una mancha de sangre?

Una pequeña guía para limpiar las manchas de sangre. Yo sé por experiencia que cuando albergamos las cataratas del Niágara son los 12 trabajos de Astérix para salvar su capa y ropa. Así que mientras esperas para ver la luz al final del túnel y pides tus liberadoras, las bragas para las reglas, ¡aquí tienes mis mejores astucias para quitar una mancha de sangre!

¡No no, todo menos el agua caliente!

Cuando somos jóvenes y novatas y que tenemos otra cosa que hacer que pasar las tardes en internet a hacer búsquedas en Google que no queremos que nadie descubra nunca, funcionamos a la intuición y corremos hacia el agua caliente para todas nuestras manchas. Error fatal, señoritas.

El agua caliente fija la sangre. La mitad de mis sábanas han guardado las manchas. Así que no escuches tu intuición e ignora también a los que te aconsejan el agua tibia. Yo siempre he desconfiado de esa gente, sabéis los frioleros, la gente que nunca se moja, los indecisos, los que dicen cosas como «quizás», «agua tibia», «no es tan fácil», «no quiero tomar parte»... Esos, no hay que escucharlos nunca, N.U.N.C.A.

Para las manchas recientes en las sábanas y la ropa interior, lo hacemos lo más rápido posible, ¡enjuagamos con agua fría, frotamos con jabón de Marsella y dejamos remojar en el agua fría antes de meterlas en la lavadora! También podemos disolver una aspirina efervescente en el agua y impregnar la mancha con ella, ¡esto funciona de maravilla!

El percarbonato de sodio, no el bicarbonato de sodio

Sí, ya he cometido el error, había leído el artículo rápidamente. Recomendaba también el vinagre blanco. ¡Así que hice los 2 al mismo tiempo porque yo lo hago todo a fondo! Resulta que el bicarbonato asociado al vinagre blanco es perfecto para... desatascar el retrete. Casi pierdo 2 bragas ese día.

Seamos serios, el tema es de la máxima importancia. El percarbonato de sodio es agua oxigenada. La utilizamos diluida. Funciona mejor que el bicarbonato y sobre todo para las manchas persistentes, las que se han incrustado con el agua caliente o que hemos dejado secar varios años... Mojamos en el agua fría, frotamos el agua oxigenada sobre la mancha, y dejamos remojar en el agua... ¡fría! A privilegiar para los tejidos blancos (colchón, sábanas y edredón).

Pero lo ideal para las manchas en el colchón que no quiere dejar nuestra cama, es impregnar un algodón seco con el Dakin que encontramos en farmacia. Frotamos las manchas con el algodón hasta que desaparezcan, enjuagamos con agua fría y dejamos secar al aire libre. También podemos utilizar el producto para las lentillas. ¡Resultado garantizado sin aureola!

Las bragas para las reglas

Si no, también podemos decidir de dejar de marcar nuestro territorio, utilizar nuestro tiempo libre para hacer experiencias químicas y compramos unas bragas menstruales. Para las que no se fían, os entiendo, nos cuesta creer que las cataratas del Niágara puedan ser contenidas. Utilízalas con un tampón o una copa los días de mareas altas y sola en marea baja (al final de la regla, ndr). ¡Por fin te liberarás de la Mancha!